Saltar al contenido

¿Qué es blockchain y cómo funciona esta tecnología?

que es blockchain

De un tiempo a esta parte resulta altamente probable que haya oído hablar del Bitcoin o de las criptomonedas, pues ambos son términos que han experimentado un gran auge durante los últimos tiempos y que se espera que sigan teniéndolo de aquí en adelante. Todo ello está causado por el aumento que las monedas virtuales han tenido en su valor de manera reciente, provocando que una gran cantidad de personas se hayan interesado por estas divisas y hayan invertido en ellas con el fin de poder venderlas después de un tiempo a un precio mayor.

Detrás de este fenómeno especulativo que son las criptomonedas se extiende una tecnología novedosa y que es la que regula, en la mayoría de los casos, el funcionamiento de las mismas. Se trata del blockchain o cadena de bloques y, aunque no sea tan conocida como el Bitcoin, por ejemplo, es igual de importante o más, puesto que sin esta tecnología no existiría la moneda en sí.

Qué es blockchain o cada de bloques? Definición

La cadena de bloques es un proceso mediante el cual se asegura la descentralización de la moneda o de una transacción entre dos partes, haciendo que esto no pertenezca de manera directa a ningún gobierno u organización y que se encuentre regulado de manera directa por los usuarios que forman parte de la red de bloques.

Se basa en un sistema en el que todas las partes de una red de bloques están interconectadas entre sí y, a su vez, hacen de testigos de todas las transacciones que se lleven a cabo en una plataforma concreta, quedando registrado de manera instantánea e imborrable dichos movimientos. De esta manera, resulta también una tecnología que no se puede hackear.

La red se compone de diferentes nodos que crean la cadena, suponiendo cada uno de ellos un punto de emisión y validación de transacciones, habiendo de funcionar de manera conjunta para que toda la plataforma funciona.

Su origen se remonta a finales de 2008, cuando aparece por primera vez la figura de Satoshi Nakamoto, el padre del Bitcoin y la figura más influyente del mundo de las criptomonedas. Fue él quien, a través de un primer documento, especificaba el uso de esta nueva tecnología de cadena de bloques.

Minería y blockchain

La minería y el blockchain, de la misma manera que esta primera y las criptomonedas, suelen ser conceptos que van de la mano. Las criptomonedas no se entienden sin los mineros, y viceversa.

El proceso de minado se ha consolidado como la vía estandarizada para obtener las criptomonedas, en concreto aquel denominado Proof of Work, que se refiere al minado realizado por la fuerza computacional que una persona física posee y que utiliza para resolver los bloques de la cadena a condición de obtener una recompensa por ello.

De esta manera, la minería se ha transformado en una buena opción para obtener criptodivisas sin tener que realizar la compra de las mismas.

El problema que presenta el minado mediante Proof of Work es doble:

  • En primer lugar, la inversión que se realiza no es en la red de manera completa, sino que va a parar a agentes externos que son los que permiten obtener la potencia computacional para minar (por ejemplo, los proveedores de piezas de hardware);
  • Por otra parte, el consumo energético provocado por este tipo de minería, al requerir todos los recursos que una máquina es capaz de proporcionar de manera constante, es muy elevado.

A pesar de que el Proof of Work es el sistema más utilizado –es el vigente en Bitcoin y Ethereum, por ejemplo–, los problemas que presenta están haciendo que cada vez sean más las plataformas que se planteen cambiarlo por un sistema Proof of Stake. Este modelo premia a aquella persona que más cantidad de monedas de la red tiene en su haber, partiendo de la base de que ese individuo tiene más interés en la plataforma y en que esta salga adelante, al contrario de los mineros de Proof of Work, que solo buscan el beneficio personal. Vitalik Buterin , creador de Ethereum, ya ha dejado entrever que el futuro de esta plataforma pasa por el sistema Proof of Stake.

Presente y futuro del blockchain

El blockchain se posiciona en la actualidad como la tecnología a tener en cuenta por todos aquellos interesados en cualquier aspecto de la seguridad y la privacidad en internet.

En un momento donde todo está cada vez más centralizado, el blockchain lo que propone es justamente lo contrario, posibilitando un nivel de interacción a la hora de realizar todo tipo de acciones que, a pesar de no encontrarse extremadamente extendido, sin duda apunta maneras.

El ejemplo más claro que se tiene de ello hoy en día son los smart contracts o contratos inteligentes, los cuales se han visto tremendamente potenciados por Ethereum.

Este tipo de transacciones permite ejecutar y hacer efectivo un trato entre dos partes sin que ningún tercero (ni ninguna de las dos partes, una vez puesto en marcha) pueda influir de manera alguna en el mismo, asegurando un proceso fiable y a prueba de incidencias externas.

El futuro del blockchain permitirá muchas más aplicaciones de este tipo, incrementando la seguridad y la privacidad gracias a procesos altamente complejos basados en tecnología que está al alcance de todos.

Rate this post