Saltar al contenido

Cómo minar criptomonedas

minar criptomonedas rentable

Todo lo que rodea a las criptomonedas no es sencillo y está lleno de conceptos nuevos y complejos que hay que conocer antes de ponerse a operar en este ámbito con el objetivo –muy probablemente– de ganar dinero. Si no se conocen de antemano algunas de las bases y posibilidades, cualquier esfuerzo que se haga será en vano. Entre lo más importante, como no podía ser de otra manera, se encuentra todo lo referido al minado de las monedas.

¿Qué es la minería de criptomonedas?

La minería o minado de criptomonedas es una de las acciones que más ha llamado la atención de quienes se han interesado por el panorama de las divisas virtuales de manera reciente, pues en muchas ocasiones se ha vendido de cara al público como la manera de obtener una inmensa rentabilidad en un corto espacio de tiempo. La realidad, sin embargo, no siempre resulta tan halagüeña.

Minar criptomonedas es una acción en la que, generalmente, las personas interesadas ponen a disposición de la plataforma de monedas en particular (Bitcoin o Ethereum, por ejemplo) la potencia computacional de su ordenador con el fin de que este resuelva las operaciones matemáticas necesarias para obtener bloques de la cadena de blockchain sobre la que se fundamentan estas monedas. Cuando se encuentra uno de estos bloques y la máquina lo resuelve, al descubridor se le da como recompensa una cierta cantidad de monedas.

¿Cómo funciona? Teoría y conceptos básicos

el lado negativo del minado

La minería es una acción, por tanto, destinada a obtener las critpomonedas de una red en particular sin haber pagado de manera previa por ellas, razón por la cual tantas personas se han interesado de manera especial en este apartado de las divisas. A medida que el precio de muchas de ellas ha ido aumentando, el minado se ha convertido en la mejor opción para obtener una gran rentabilidad sin tener que invertir de manera directa en la divisa en cuestión.

¿Qué es el POW y por qué es tan importante?

El PoW o Proof of Work (Prueba de Trabajo, en inglés) es el método más extendido para minar criptomonedas en la actualidad, siendo utilizado por la gran inmensidad de las plataformas y proyectos. Bitcoin o Ethereum, por ejemplo, se basan en este principio para que los usuarios interesados en ello minen las monedas siguiendo las directrices prescritas.

La minería mediante PoW cuenta en su base con lo expuesto anteriormente: la potencial computacional es la que manda. Esto significa que cuanto más potente sea la máquina que uno vaya a poner a disposición de la red de minado el número de posibilidades de ganar más monedas con ella aumentará de manera exponencial. A mayor potencia, mayor número de operaciones resueltas y, como consecuencia, crecimiento del valor agregado de las recompensas.

¿Qué es un Rig minero?

Cuando se trata de obtener la máxima rentabilidad posible por ello –nadie quiere ganar menos pudiendo ganar más–, es necesario tener en cuenta a los rig mineros o complejos de minería. Esto, como el propio nombre señala, hace referencia a un cierto nivel de especialización en cuanto a maquinaria se refiere para dedicarlo de manera íntegra a la acción de minado.

Un rig minero se compone de diferentes ordenadores y tarjetas gráficas, todo ello dispuesto en serie y trabajando de manera conjunta para conseguir resolver el mayor volumen de operaciones posibles. Es una vía de profesionalización en el mundo de las divisas virtuales, pudiendo llegar a obtener importantes beneficios de ello.

La dificultad y el hashrate

Minar monedas no es, como uno ya habrá podido imaginar, una tarea sencilla. A la potencia computacional de la que hay que disponer se le suma también el tener que realizar las configuraciones necesarias en la misma para conectarse a la red deseada y para conseguir obtener la mejor tasa de hash o hashrate, lo cual permitirá al usuario elevar al máximo la capacidad de resolución de operaciones para, nuevamente, obtener mayor cantidad de recompensas.

¿Qué monedas puedo minar?

elige que moneda es la mejor

La mayoría de las monedas de proyectos basados en blockchain y que pretenden ofrecer una divisa de intercambio descentralizada pueden ser minadas. Sin embargo, suelen ser unas pocas las que acaparan toda la atención debido a la calidad de las recompensas y las facilidades de la plataforma de minado.

De esta forma se podría hablar de cuatro grandes plataformas o monedas que pueden ser minadas, la mayoría de las cuales están extendidas de manera internacional y pueden ser encontradas también en un amplio número de intercambiadores de divisas. Se trata de Bitcoin, Ethereum, Litecoin y Monero. De entre ellas, las particularidades de la plataforma hace que sea especialmente interesante de minar Ethereum.

De todos modos, desde Mundo Tokens, queremos ir más allá y explicarte bien cómo minar diferentes monedas. Sigue nuestros tutoriales para enterarte correctamente:

Actualmente, estamos desarrollando nuevas guías. ¡Éstate atento/a!

¿Cuáles son las más rentables?

Como se ha mencionado, habrá que tener en cuenta varios factores, los cuales permitirán determinar qué moneda nos interesa más en cada momento. Las posibilidades son muchas y, además de Ethereum, existen otras muchas divisas que pueden proporcionar interesantes ganancias a los interesados mediante una inversión inicial en un buen equipo.

Lo mejor para conocerlo de manera fehaciente es acceder a una página calculadora de minado de criptomonedas, la cual ofrecerá de manera clara y concisa una visión de cuáles son aquellas que más hay que tener en cuenta en cada momento preciso. Así se podrá garantizar que la tasa de fallo va a ser menor y la rentabilidad obtenida tanto a medio como a largo plazo aumentará en gran medida.

Si estás interesado, te dejamos algunas calculadoras:

Todo depende de cada configuración, equipo y conexión a la red, por lo que no existe una única recomendación que pueda servir para cualquier tipo de caso y uso.

¿Cómo se mina? Tipos y sistemas

guia y tutorial

El minado de criptomonedas, como en todo proceso complejo, se subdivide a su vez en otra serie de posibilidades y opciones que existen a día de hoy cuando uno quiere dedicarse a la minería de la moneda que sea. Tanto es así que no hará falta ni contar con un propio equipo, pues se puede alquilar uno de manera remota y minar en la nube, dando un porcentaje de las ganancias a la empresa o propietario de la máquina alquilada por la inversión en componentes y en energía.

A este también se le suman opciones como el minado mediante CPU, pero la realidad es que en la actualidad el único minado serio y rentable es que uno realizado por su cuenta y basado en las GPU o tarjetas gráficas, pues son las que se encuentran optimizadas para llevar a cabo y soportar esta carga de trabajo. Así pues, el minado de la amplia mayoría de las principales monedas se lleva a cabo hoy por hoy haciendo uso de una o varias GPU.

Este es el primer paso que hay que tener claro, al cual le sucede otro no menos importante: ¿minar por cuenta propia o pertenecer a un pool de minería? Un pool o piscina es una agrupación de mineros que se unen para poder ofrecer una mejor potencia y tasa de hash con el objetivo de resolver más rápidamente las operaciones computacionales destinadas a resolver las cadenas de bloques. Aquí cada uno tendrá que valorar si le compensa pertenecer a un pool –las ganancias son menores, dado que se distribuyen entre todos los miembros– y a cuál de ellos.

Revisa nuestros últimos artículos para saber más de todos estos sistemas:

¿Sigue siendo rentable?

Tras haber pasado de manera inicial el boom de las criptomonedas, son muchos los que se preguntan si de verdad merece la pena seguir realizando inversiones en máquinas para dedicarlas al minado de dichas divisas virtuales. La realidad es que dependerá de cada caso particular, pues en ello influyen el poder adquisitivo de la persona, el coste de la electricidad en el lugar en el que se encuentre y las necesidades de obtener dinero de manera más o menos rápida.

Motivos a favor y en contra

Los argumentos que se pueden dar a favor de la minería son muchos, pero el más importante es que, de conseguir un sistema de minado estable, puede llegar a ofrecer una cantidad importante de ingresos pasivos, sin que la persona tenga que realizar nada más que mantener la fuente de alimentación energética operativa. En el lado opuesto se encuentran los costes que esto supone, la pequeña tasa de conversión que se puede obtener en según qué casos y la volatilidad del precio de las monedas.

Recomendaciones finales

Lo más importante que uno ha de tener en mente si se está planteando minar criptomonedas es que para conseguir obtener unos importantes beneficios es necesario primero realizar una importante inversión. De lo contrario, las recompensas obtenidas no van a ser suficientes y no va a compensar a medio plazo el esfuerzo realizado. Con esto claro, solo queda apuntar muy bien a qué moneda o plataforma se quieren enfocar los esfuerzos para poder obtener el máximo provecho.

En cualquier caso, la recomendación general para el ámbito de las divisas virtuales es que no se debe invertir una cantidad mayor a la que uno está dispuesto a perder. Las cosas, como muchos ya han experimentado, no siempre salen bien.